La limpieza ha sido uno de los sectores en el que sus trabajadores han luchado firmemente contra la pandemia. Uno de los elementos más importantes para esta tarea ha sido la limpieza y desinfección de los lugares con más riesgo de contagio del virus. Ha sido un gran reto para todos los trabajadores y las empresas.

Debido a este acontecimiento, se han desarrollado nuevas herramientas tecnológicas para facilitar este labor con el propósito de mantenerse seguro en los lugares de trabajo. Una de las tecnología inteligentes con el Covid-19 para cumplir con los protocolos higiénicos-sanitarios es la cámara termográfica. Esta mide la temperatura rápidamente y sin ningún contacto. Al momento que detecta una temperatura alta suena una alarma para efectuar otra medida de temperatura para la seguridad de las personas.

También es importante de tener en cuenta la purificación del aire para disminuir el potencial de contagio. Un método muy útil para la desinfección es por Ozono. Es un gran sistema para la desinfección total pero, puede llegar a ser perjudicial para la salud. Por eso, es importante que lo aplique un profesional y bajo condiciones de control, sin presencia de personas y renovando el aire interior después de su empleo.

Cualquiera de estos métodos es capaz de ganar la partida al virus. Es importante realizar un estudio previo de las instalaciones para saber la distribución que se realizará debidamente para proporcionar la desinfección y limpieza de todo el lugar. Gracias a estos métodos evitamos la propagación del virus en los lugares de trabajo. El sistema de purificación de aire es efectivo contra el virus, las bacterias y mohos que puedan incorporarse en los lugares más comunes.