La pandemia por Covid-19 ha castigado duramente a muchos trabajadores, especialmente a aquellos que dependen del turismo. Despidos, ERTES, cierres de empresas…Pocos son los sectores que, a estas alturas, no se han visto afectados por las consecuencias de la pandemia. El sector de la limpieza, aunque ejerce una actividad esencial no solo para detener el coronavirus sino para generar confianza en el consumidor, también se ha visto afectado notablemente, al ser considerado sector servicios, con lo que si las empresas para las que trabajan cierran, su actividad también se ve afectada.

De este modo, según cálculos de la Asociación de Empresas de Limpieza (ASPEL), en el mes de septiembre, unos 20.000 trabajadores aún se encontraban afectados por expedientes de regulación temporal de empleo, de las 470.000 personas que oficialmente emplea el sector. Y esta situación no presenta visos de mejora, dado “la crítica situación de los aeropuertos, hoteles y zonas turísticas”, cuyo cierre tiene un impacto directo sobre la actividad de limpieza, ha señalado Juan Díez de los Ríos, presidente de ASPEL.

Por si esto no fuera suficiente Díez de los Ríos vaticina en una entrevista concedida a OK Diario, que el sector de la limpieza perderá casi 2.000 millones de euros por el impacto de la crisis del coronavirus al cierre del año 2020. “La limpieza proporciona un servicio vital para el país, pero el cierre de comercios, restaurantes, oficinas y teatros ha lastrado los resultados de los últimos años”, reconoce el presidente de la patronal nacional.